lunes, 26 de mayo de 2014

Guía rápida para 3 días en Gran Canaria - Introduccion Y Día 1

Puede sonar pretencioso llamar a Gran Canaria (y en general a muchas de las islas que componen el archipiélago de las Islas Canarias) como dice el eslogan “Continente en miniatura” pero lo cierto es que describe muy bien la experiencia que cualquier visitante puede tener en esta isla.

En varias ocasiones he visitado la isla, dejándome atraer por igual por su clima, sus paisajes y la amabilidad de sus gentes. Sin embargo, el tiempo que he tenido para perderme por la isla ha sido muy limitado por lo que esta guía pretende servir de orientación para aquel que vaya a visitar la isla en un muy corto espacio de tiempo.

Para ello, lo fundamental es recurrir a un vehículo de alquiler que será nuestra herramienta imprescindible para nuestra aventura.

Estos son los tres itinerarios propuestos, aunque no tienen por qué hacerse en el orden propuesto ni el día establecido, siendo solamente una sugerencia (los enlaces de los tres días estarán disponibles una vez termine la publicación de todos ellos):
  1. Las Palmas de Gran Canaria – Centro de Gran Canaria
  2. Costa Norte de Gran Canaria
  3. Costas Sur y Este de la Isla

IMPRESCINDIBLE TENER ESPÍRITU MADRUGADOR para aprovechar al máximo las horas de Sol, sobre todo en los meses de noviembre a marzo, donde las horas de sol son menores.
Comenzamos:

Nota: Las imágenes, son del autor de esta entrada o de sus respectivos autores a los cuales se les cita y se dirige al enlace original.

DÍA 1: Las Palmas de Gran Canaria – Centro de Gran Canaria

Centro de Las Palmas:

En el centro de la ciudad de Las Palmas de Gran Canaria, muy cerca de la playa de las Alcaravaneras, se encuentra el parque Doramas, sus jardines recientemente recuperados y transformados contienen ejemplares de flores autóctonas y en su recinto se encuentra el recinto de El Pueblo Canario, una buena muestra de la arquitectura tradicional canaria, donde se ubica el museo Néstor, dedicado a la figura de Néstor Fernández de La Torre.

En la zona del puerto destaca uno de los parques más emblemáticos de la ciudad, el parque Santa Catalina. En el se sitúa el museo Elder de la Ciencia y la Tecnología y el edificio Miller que acoge actividades culturales.

Presidiendo la Playa de Las Canteras en uno de sus extremos se localiza el auditorio Alfredo Kraus, escenario de los principales eventos. En las afueras y para disfrutar de toda la belleza paisajística del municipio hay que trasladarse a la zona residencial de Tafira, donde es posible admirar destacados ejemplos de la arquitectura canaria. En esta zona a solo 7 kilómetros de la ciudad se sitúa el jardín botánico Viera y Clavijo que engloba los principales endemismos botánicos del archipiélago.

Panorámica de Las Palmas desde El Confital


Playas de Las Palmas:

La playa de Las Canteras es una impresionante playa urbana configurada como una larga lengua de arena, de varios kilómetros, que se extiende por la bahía.

Además, es una gran reserva de vida marina. En tierra, el refugio de paseantes, pescadores, y amantes de los deportes náuticos. Cuenta además con una particularidad especial, "La Barra", una formación rocosa que protege de las mareas gran parte de la playa.

Y para caminar junto a la playa está el Paseo de Las Canteras lleno de locales donde disfrutar a la orilla de la playa, desde su inicio en La Puntilla hasta llegar a los alrededores del Auditorio Alfredo Kraus.

La Playa de Las Canteras



Vegueta (Las Palmas):

Paseando por las calles de Vegueta se descubre la historia de la ciudad. La ermita de San Antonio Abad y la Plaza Santa Ana donde se ubican las casas consistoriales, el obispado, la casa regental y la Catedral de Santa Ana, son solo algunas de las huellas de cinco siglos de historia de la ciudad.

Vegueta acoge museos como la Casa de Colón donde se puede conocer de cerca los aspectos más interesantes del viaje de Cristóbal Colón a América y su estancia en la ciudad. El museo canario por su parte muestra los vestigios de los antiguos pobladores de la isla. Además en contraste con el espíritu del barrio en Vegueta se haya el Centro Atlántico de Arte Moderno.

Las muestras de arquitectura tradicional, los patios de las casas repletos de plantas, las plazas peatonales como las del Pilar Nuevo, Santo Domingo y la del Espíritu Santo, los balcones de madera y las calles empedradas son las mejores excusas para hacer otro tipo de turismo en la ciudad.

Al lado de Vegueta se encuentra la Calle Mayor de Triana que da nombre a la zona y reúne algunos edificios de gran valor histórico y artístico. Triana es una vía peatonal y una importante arteria comercial de la ciudad.

La Catedral de noche


Santa Brígida:

Paseando por el centro del pueblo se distingue la iglesia parroquial de Santa Brígida que se alza sobre una ermita construida en el año 1525. También podemos visitar el parque agrícola Guiniguada situado junto al palmeral de Satautejo.

En Santa Brígida se encuentra la casa del vino de Gran Canaria. Se ubica en un edificio rehabilitado que ofrece degustaciones de las variedades vinícolas de la isla y cuya sala de exposiciones muestra la producción de los vinos isleños a través de la historia. El espacio combina la degustación de los caldos con denominación de origen Gran Canaria y su comercialización.

Por todo ello Santa Brígida ofrece otro gran atractivo, la ruta del vino. Los lagares son la primera parada de esta ruta vitivinícola situada en zonas cercanas a las tierras del volcán de Bandama. Existen un total de siete lagares.

La caldera y el pico de Bandama constituyen dos unidades naturales de gran singularidad e interés en varias vertientes. El cono es además un elemento destacado del paisaje, visible desde gran distancia y con una magnífica panorámica desde su vértice. La caldera es de perfecta estructura lo cual la convierte en una de las más bellas de Canarias. Dentro de la caldera existen grabados realizados por antiguos pobladores de la isla.

Caldera de Bandama



Vega de San Mateo:

Un paseo por el casco antiguo de San Mateo hace imprescindible visitar la iglesia y junto a ella la Alameda de Santa Ana.

Asimismo se puede realizar la ruta del Barranco de la Mina, un sendero que se extiende a lo largo de las lagunetas y la hiedra por donde fluye agua todo el año y que conserva vestigios de la vegetación de laurisilva y de los antiguos molinos de agua existentes en la zona.

En La Vega de San Mateo es tradicional su mercado agrícola todos los fines de semana, lo que demuestra la importancia de la actividad agropecuaria de este espacio.

Iglesia de Vega de San Mateo


Tejeda:

Mar de nubes, esta es la palabra clave en Tejeda. Desde aquí, como en muy pocos otros lugares de la isla es donde mejor se puede disfrutar de este fenómeno de increíble belleza.
Increíble la sensación de ir subiendo y subiendo, dejando atrás las nubes y el cielo hasta llegar a Tejeda, a los pies del Roque Nublo.

El Roque Bentayga, a las afueras de Tejeda, tiene forma de pitón característico de la estructura geológica de Gran Canaria. Tiene una altura de 1.404 m sobre el nivel del mar y es posible ascender hasta él.

Por otro lado, el Roque Nublo, situado en el Parque Rural del Nublo, se eleva 1.800m por encima del mar como un si del perfecto guardián de la isla se tratara. Su posición privilegiada, prácticamente en el centro de la isla, nos regalará unas vistas impresionantes si nos atrevemos a recorrer el sendero que separa la carretera de la misma base del Roque. Una caminata de aproximadamente 1 hora y media (ida y vuelta) que cualquier inexperto puede aguantar y que, además, disfrutará. Paso a paso contemplaremos montañas, picos, valles, pueblos... Y si tenemos suerte y el tiempo acompaña, el Teide será testigo de nuestro camino y nosotros de su grandeza.

Roque Nublo y el Teide al fondo



Artenara:

Artenara es el pueblo más alto de Gran Canaria. Su núcleo urbano principal se encuentra en la misma cumbre de la isla, lugar privilegiado desde el que se denominan las grandes perspectivas de los paisajes isleños. Por ello, la mejor palabra para definir a Artenara es la de balconada. Y es que desde cualquier lugar del municipio siempre nos encontramos con una vista sorprendente sobre los pinares, sobre la costa, sobre los roques y barrancos de la cumbre.

Otro rasgo que define a Artenara es la vivienda en cueva, construcción que está presente en todos los caseríos del municipio.

Artenara. Mirador de la Atalaya por Pedro Villarubia



Aldea de San Nicolás y Pinar de Tamadaba:

El legado aborigen es muy importante en esta localidad. En el complejo arqueológico de Los Caserones se encontró una rica colección de ídolos de barro y piedra que actualmente se conservan en el museo canario. 

En la playa de la aldea es recomendable hacer una visita a los cuatro molinos harineros de viento y de agua, a los hornos de cal y brea, y al alambique para la destilación de ron que funcionó en tiempos pasados. La labor artesana de la aldea está representada a través de numerosas familias que combinan las faenas agrícolas con la pequeña producción para el auto-consumo y el mercado interno.

En el aula etnográfica se reúnen gran número de artesanos locales que realizan sus trabajos en vivo. Igualmente es posible visitar el mercadillo del pueblo todos los domingos por la mañana para adquirir los productos gastronómicos elaborados en el municipio o una muestra de su artesanía.

El impresionante pinar de Tamadaba es el espacio de mayor valor natural de Gran Canaria. Ocupa una superficie de 8 km cuadrados y sus vistas son espectaculares en un lugar recóndito y singular dentro de la geografía insular. Se trata de un gran macizo cubierto de pino canario y algunos endemismos propios de la zona. La mayor parte del tiempo el lugar solo es frecuentado por montañeros y campistas por lo que normalmente en Tamadaba se respira silencio.

La Aldea de San Nicolas por JF Marrero