sábado, 21 de agosto de 2010

Los administradores de la NASA aprueban la STS-135 para 2011

El Atlantis ha conseguido una última misión, la  STS-135 a la Estación Espacial Internacional (ISS), con la mente puesta en una fecha de lanzamiento para el 28 de junio de 2011. En espera de la asignación de fondos necesaria, el Atlantis llevará un Multi-purpose Logistics Module (MPLM) y un Lightweight Multi-Purpose Carrier (LMC), en una misión con una tripulación de 4 personas.
Esta misión del Atlantis hasta ahora ha sido - y técnicamente seguirá tratada así -  como la misión STS-335 LON (Lanzamiento de necesidad) en apoyo de la misión STS-134 del Endeavour, que oficialmente sigue manifestándose como la misión final de los transbordadores espaciales.
Han dado fruto las presiones para utilizar el Atlantis para una misión real a la ISS como resultado de las evaluaciones sobre la idoneidad de ese vuelo ya que supone un mejor servicio a la estación espacial a la vez que permite recortar la brecha entre el final de los vuelos del transbordador y la apertura de los  vuelos CRS (Servicios Comerciales de reaprovisionamiento).
Con la aprobación “informal y formal” del ASAP (Grupo Asesor de Seguridad Aeroespacial) desde el punto de vista de seguridad, la evaluación principal de la seguridad de la misión STS-135 se le encargó a la ingeniería de la NASA y al Centro de Seguridad (NESC), con el objetivo de preparar las enmiendas necesarias al senado sobre el presupuesto del ejercicio de 2011 que dieran cabida a la misión.
"El proyecto de autorización de la Cámara, añade un vuelo adicional que se reflejará en el proyecto de ley del Senado. Hay algunas diferencias en la asignación presupuestaria pero aún seguimos con la planificación”, comentaba un responsable.
El Senado estadounidense encargó a la NESC hacer una evaluación independiente del vuelo STS-135 desde una perspectiva de seguridad. La evaluación de NESC sobre el panorama de seguridad ha sido presentada a los responsables en el Centro Espacial Johnson (JSC) el pasado viernes, con una solicitud de preferencia de la STS-135 como resultado de esa evaluación.
"Una CR (Solicitud de cambio) ha solicitado que se cambie la fecha del lanzamiento de una posible STS-335 hasta el 28 de junio de 2011, lo cual es consistente con la fecha de lanzamiento de la posible STS-135," afirmaba John Shannon, responsable del JSC. “Y esto nos mantiene en los mismos hitos previstos”.
En la tarde del pasado viernes, las notas de una reunión entre SSP y la gestión de la ISS confirmaron el inicio de la misión STS-135 con una "Planificación Real de Misión", con lo que se crearán los procedimientos de Definiciones Clave del Vuelo y Directivas de Requisitos (FDRD) que conforman la base sobre la que se crea una misión del transbordador espacial.
El esquema de la misión coincide con lo comentado recientemente, con unos módulos MPLM y LMC que se configurarán para dar cabida a los recambios para los sistemas que han fallado recientemente.
Un equipo de cuatro personas permitiría el uso del plan Soyuz "LON" en el caso muy improbable que el Atlantis no pudiera regresar a la Tierra – lo que daría lugar a  que los tripulantes de la STS-135 pudieran regresar en dos vehículos Soyuz, escalonando su regreso mientras intercambian sus puestos en las Soyuz con los miembros de las Expediciones de larga duración de la ISS.
La duración de la misión se está planificando como 11 +1 +2, con una EVA (Actividad Extravehicular) – que se realizaría por miembros de la tripulación de la ISS mientras la STS-135 estuviera acoplada,  si bien en la reunión del pasado viernes se habló de incluir un miembro para las tareas del EVA, para optimizar las perspectivas de la misión.
De acuerdo con informes de las reuniones, la selección de la tripulación tendrá lugar el 14 de septiembre, y el entrenamiento comenzará el 27 de septiembre. La fecha escogida del 28 de junio  de 2011 para el lanzamiento permitirá la realización de evaluaciones previas para el vuelo.
Aunque ya se ha puesto la maquinaria de la NASA en marcha desde todos los puntos de vista. Aun quedan pendientes varios flecos como son definir al completo la carga útil que subirá hasta la ISS a bordo del Atlantis, y sobre todo, la asignación presupuestaria del Senado sin la cual será imposible que el Atlantis levante un palmo del suelo.