martes, 15 de diciembre de 2009

Guía para 2 días en Mallorca

En el momento de escribir estas líneas aun permanezco en la isla de Mallorca, y es que aunque mi estancia es de mayor duración que dos días debido a motivos de trabajo, lo cierto es que solo he sacado tiempo para ver la isla en un fin de semana, aprovechando el tiempo libre.
Dado el enorme éxito de la entrada de Guía para Londres en 2 días me atrevo a hacer lo mismo en esta ocasión con Mallorca.

Por supuesto hay miles de alternativas que también se pueden recomendar, pero estas que planteo al menos a mi acompañante y a mi nos dejaron un buen sabor de boca. Por supuesto animo a aquellos que quieran aportar mejoras a este itinerario, lo hagan a través de los comentarios:

Mi recorrido sugerido para estos dos días se basa en lo siguiente

  • Día 1: Isla de Mallorca

  • Día 2: Ciudad de Palma



Día 1:

Para el primer día hemos alquilado un vehículo para nuestros desplazamientos por la isla. Bien temprano nos dirigiremos a las míticas Cuevas del Drach.


Este recorrido por estas cuevas plagadas de estalactitas y estalagmitas y lagos nos sumergirá en un fantástico mundo subterráneo que nos hará soñar con las formas de las mismas mientras disfrutamos de una atmósfera confortable a 20ºC todo el año y unas aguas increíblemente transparentes. Por último un concierto de música clásica y un paseo en barca por el lago pondrán fin a nuestro paseo por las Cuevas del Drach.

Aprovechamos nuestra visita a las Cuevas del Drach para dirigirnos a la localidad de Porto Cristo. Pasear por su puerto y playa llenos de aguas cristalinas, encerrados por la Punta d'Es Pelats, que nos hacen intuir las historias que haya podido vivir en un pasado este puerto que lo llenan de historias de romanos, piratas y batallas recientes.

 
Un paseo en coche hacia el norte o hacia el sur de Porto Cristo nos sumergirá en un mundo de pequeñas calas muy hermosas, que salpican toda la isla pero especialmente esta zona. A muy pocos kilómetros en dirección sur tenemos Cala Romántica como buena prueba de ello.




Aquellos que hayan hecho turismo insular saben que en la gran mayoría de islas, sobre todo cuando su extensión es grande como es este caso, las distintas fachadas de la isla ofrecen mundos muy diferentes, y Mallorca en este caso no es una excepción, así que cogeremos el coche y nos iremos rumbo a la Sierra de Tramontana.

Un primer punto de partida acertado en este caso sería Valldemosa, que está situado en pleno corazón de la sierra de Tramontana




En Valldemosa nos encontramos un pueblo que no ha perdido ni un ápice  de su identidad y que nos permite con un paseo por sus calles empedradas trasladarnos a la Mallorca de los últimos mil años, comenzando por el siglo XIII de su iglesia, pasando por el siglo XVI de su vecina más ilustre Santa Catalina Thomas y de los ilustres visitantes de los últimos siglos de su Cartuja, Chopin y George Sand.


Además de los ilustres huéspedes que fueron Chopín y George Sand, en la Cartuja pasaron temporadas personajes de la talla de Rubén Darío, Jorge Luis Borges, Jovellanos, Santiago Rusiñol que dan una pista de lo especial de este lugar que solo se puede percibir una vez estemos ahí.

Desde Valldemosa bordearemos la costa norte y aprovecharemos cualquier abertura en la estrecha carretera para hacer un alto en el camino y deleitarnos con las impresionantes vistas de los acantilados que bañan el norte de Mallorca.


Tras pasar Deiá llegamos a Soller, una localidad que lleva marcada en su esencia dos hechos importantes, la invasión sarracena del siglo XVI que fue repelida en el Puerto de Soller, y su identidad más conocida que es la ferroviaria, ya que tanto el ferrocarril que le une con Palma como el tranvía que une Soller con Puerto de Soller destacan en un lugar tan poco dado a experiencias ferroviarias como pueda ser una isla.

Día 2:

Comenzamos el segundo día por lo que es obligado visitar, la Catedral de Palma y su museo, prometida por Jaime I a la virgen por salvarle de un temporal, todo un ejemplo del gótico.




Impresionante por fuera e impresionante por dentro con sus vidrieras y rosetones.


Detrás de la catedral de Palma se encuentra el museo diocesano de Palma, con el que terminaremos la visita al entorno de la Catedral propiamente dicho, aunque continuaremos por la zona.

Justo enfrente de la Catedral de Palma se levanta el Palacio de la Almudaina, un Alcázar de origen árabe que es actualmente residencia de la Familia Real (con carácter oficial solo para ceremonias) y que también merece la pena visitar

Tras esto seguro que nos podremos detener un instante y deleitar con las vistas de la Muralla. Siguiendo por la zona nos encontramos con la Casa Museo Torrents Llado. Una bonita casa adquirida por el pintor mallorquín donde podemos encontrar buena muestra de su arte.

Aprovechamos la cercanía para visitar los baños árabes de Palma, unos de los restos más destacados de la presencia árabe en la isla balear.


 
Vamos en dirección a Corts donde está el Ayuntamiento y el Parlamento Balear y aprovechamos para acercarnos a Can Marques, una casa de estilo señorial que queda a espaldas de los citados.


De ahí nos dirigiremos a la Plaza Mayor, una plaza joven pero con el estilo de multitud de plazas mayores que hay en España que se levanta sobre lo que fue un antiguo convento. Muy cerca de ahí, al bajar las escaleras nos encontramos con el Teatro Principal y la Rambla de Palma con sus puestos típicos.


Tras visitar el casco antiguo de la ciudad podemos dirigirnos a la zona del Paseo Marítimo y Porto Pi para disfrutar de las posibilidades de ocio que ofrece la ciudad

 

Estamos muy cerca del Castillo de Bellver con su planta redonda y su vista impresionante de la que le viene el nombre. Testigo mudo de la historia de las Baleares por fuera y por dentro, ya que ha sido pieza importante en casi todas las batallas y guerras ocurridas en territorio español


Por último, y si se desea visitar las iglesias más destacadas de la ciudad, aquí va un listado con las más recomendables a las que invito a los lectores para que descubran sus tesoros ocultos.

  • Iglesia de San Francisco

  • Montensión

  • Santa Eulalia

  • San Miguel

  • Santa cruz

  • Nuestra Señora del Socorro

Nada más, que disfrutéis de la visita a la Isla.